Encendedor


Encendedor

-Pásame el encendedor

-Toma. Quédatelo

Había pasado toda la noche acurrucada sobre su pecho lampiño, a ella no le importaba eso, estaba con él solo para pasar el tiempo, para no sentirse sola.

Como de costumbre, no escuchó el despertador, así que se levantó rápido, se vistió en menos de dos minutos, buscó su encendedor y en ese momento el abrió ligeramente un ojo.

-Pásame el encendedor

-Toma. Quédatelo

Caminaba apresurada rumbo al café en donde ella trabajaba de mesera, era un trabajo muy cansado, duro y que no le gustaba, sobre todo por los clientes que se sentían especiales, inclusive superiores.

El día anterior, uno de esos clientes le había ofrecido quedarse con el encendedor, ella no lo tomo a mal, tan solo se lo quedó. Después pudo observar que el encendedor de un lado tenia marcado su nombre y del otro una cara, la cual imaginaba que era su propio rostro.

-Pásame el encendedor

-Toma. Quédatelo

Prendió su cigarro en medio de la calle, ya no estaba enojada pero aún llevaba prisa. Recordó todo el tiempo que le tomó encontrar un encendedor hasta que finalmente se lo pidió al novio de su mejor amiga. Ahí empezó toda su bronca, quien iba a pensar que se enojarían por un lampiño cualquiera.

-Pásame el encendedor

-Toma. Quédatelo

Sin detener su paso encendió su cigarrillo, por un breve instante observó el encendedor y no pudo recordar de dónde lo tenía.

Featured Posts
Recent Posts
Search By Tags
Archive

 

© 2020 by Sop Rodchenvko

This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License.

All text by Sop Rodchenvko are reviewed and copy-edited by Gosia Polanska (Mojek).

  • Facebook
  • Instagram