Featured Posts

Abandono

Abandono Aún no se le pasaba aquel coraje, no podía creer como aquel niño de cinco años la había podido sacar de quicio. Al terminar su turno como maestra de kindergarten, salió a toda velocidad. Tan solo se puso su abrigo y se fue. No se podía quitar esa imagen de la cabeza, la carita de aquel niño que estaba a punto de llorar, pero que sin embargo aguantaba estoicamente y conservaba la compostura. Se detuvo un instante muy breve enfrente de la puerta del metro, ahí fue cuando vio a un hombre totalmente perdido, fuera de sí. Aún con una pachita a medio tomar en la mano izquierda. Escuchó el sonido que anunciaba el cerrar de la puerta. Unos segundos después el metro partió. La dejó sola, tot

Nostalgia por el viejo barrio

Nostalgia por el viejo barrio Esa mañana había pasado incontables minutos enfrente del espejo, observaba cada detalle de su rostro, reflexionaba sobre sus ojos, pero sobre todo de esa mirada sin alma que tenía, no sabía desde hace cuánto era así. ¿Cómo no se había percatado de esto antes? Empezó por mirar la raíz de su cabello, era totalmente blanca; recordó que hasta hace poco aún entablaba una batalla semanal para mantener ese negro profundo que tenía su cabello hace ya algunas décadas atrás. Se había rendido y recordaba que ese mismo día había decidido cortarse el cabello, ahora lo tenía corto y no lograba adivinarse de manera diferente. Miró su frente, tenía tres profundos surcos y mucho

Ser la nada

Ser la nada No recuerdo, No quiero recordar, Corro, corro, corro. Hasta que mi corazón explote, Hasta que el sudor humedezca mis pezones. No recuerdo, No quiero recordar, Quemar, quemar, quemar. Desaparecer, no estar aquí. Ser invisible. Ser la nada No recuerdo, No quiero recordar, Pienso, imagino, pienso. Lágrimas caen al piso Estallan y se convierten en polvo. No. No. No. No recuerdo, No quiero recordar, Huir, alejarse, morir. Escapar no es suficiente, La soledad y la culpa nunca abandonan. No recuerdo. No quiero recordar. Mi corazón ya no late. He llegado a mi refugio. Estoy a salvo.

Encendedor

Encendedor -Pásame el encendedor -Toma. Quédatelo Había pasado toda la noche acurrucada sobre su pecho lampiño, a ella no le importaba eso, estaba con él solo para pasar el tiempo, para no sentirse sola. Como de costumbre, no escuchó el despertador, así que se levantó rápido, se vistió en menos de dos minutos, buscó su encendedor y en ese momento el abrió ligeramente un ojo. -Pásame el encendedor -Toma. Quédatelo Caminaba apresurada rumbo al café en donde ella trabajaba de mesera, era un trabajo muy cansado, duro y que no le gustaba, sobre todo por los clientes que se sentían especiales, inclusive superiores. El día anterior, uno de esos clientes le había ofrecido quedarse con el encendedor,

Recent Posts
Archive
Search By Tags

 

© 2020 by Sop Rodchenvko

This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License.

All text by Sop Rodchenvko are reviewed and copy-edited by Gosia Polanska (Mojek).

  • Facebook
  • Instagram